jueves, 11 de noviembre de 2010

Universidad 2.0 en el siglo XXI

*Un artículo académico que escribí hace un año, y recién, luego de recuperar varios archivos perdidos, 
puedo tenerlo en su versión final.



Universidad 2.0 en el siglo XXI


“No hay dudas de que el mundo está reclamando otra universidad, 
una que prepare a profesionales para el futuro y no para el pasado”


Históricamente el poder que genera el conocimiento se conservó en manos de distintos grupos humanos. Las pitonisas, los reyes, los sacerdotes de la edad media, en su respectivo espacio de tiempo, se atribuyeron el privilegio de guardar y hacer uso exclusivo del saber; y en tal virtud, estuvieron entre los protagonistas de las primeras páginas de la vida de la humanidad. 

Se sabe que en las antiguas civilizaciones asiáticas nacen las primeras escuelas superiores hace 4000 años. Sin embargo, en el año 340 A.C. surge la considerada primera universidad del mundo en Constantinopla. El modelo de universidad moderna se origina del aporte de persas y árabes, entre el siglo IV y V, como institución tutora del conocimiento, la cual en principio acoge a las élites, para luego extender el “acceso a la educación”, tras incansables esfuerzos. 
A menos de 2000 años del origen de la Universidad aparecen las tecnologías de la Información y Comunicación (Tic) para ampliar las oportunidades en la educación y promover la universalización del conocimiento a través de diferentes medios y herramientas tecnológicas que revolucionan, no sólo la educación, sino la comunicación, investigación y las relaciones sociales, en lo que interesa mencionar. 
Aunque la palabra Universidad, en el diccionario de la RAE y en Wikipedia se compendia en dos líneas: “el establecimiento o conjunto de unidades educacionales dedicadas a la enseñanza superior y la investigación”, universidad es más, proviene del término latino universitas que significa universal en todo su acepción. Quien se acerca al significado del término es Alicia Gamez, de la Universidad Nacional Experimental Simón Rodríguez, al decir que estas instituciones deben realizar "una transformación que coloque definitivamente a la Universidad al servicio nacional e internacional"



Las tecnologías en la educación


Las TIC y la Web Social, se constituyen en el motor que acelera la evolución de la universidad tradicional a la universidad 2.0, donde ésta innova el escenario de la educación y propone un nuevo modelo en el cual el conocimiento es de todos y para todos, contrario a lo que se ha planteado a lo largo de la historia. 
Aunque no existe una definición formal de Universidad 2.0 ni una aplicación total, algunos expertos la califican como una evolución hacia una universidad más social que implica, entre otros, el empoderamiento de herramientas de la Web Social. 
“En ese sentido la Universidad 2.0 abarcaría la implantación progresiva de herramientas y tecnologías como los blogs, wikis, sindicación de contenidos, redes sociales, etiquetado social, etc, en distintos ámbitos y áreas de interés para la Universidad (docencia, investigación, actividades divulgativas, noticias, biblioteca, radio, etc)” describe José Carlos del Arco, ingeniero técnico en informática de la Universidad Huelva en España. 
Tíscar Lara, docente universitaria, en un artículo titulado: Los blogs como motor de la universidad 2.0, resalta que “… nos encontramos con la idea de Universidad 2.0 como espacio de intercambio de conocimiento académico en red, donde destaca el potencial de los blogs en las dos áreas básicas de la enseñanza superior: docencia e investigación”. 
Aunque los conceptos 2.0 en la educación circulan en el universo digital, las aplicaciones en la realidad son escasas y se dan gradualmente, ya que como herramientas necesitan tiempos de prueba y evaluación de resultados, y además necesitan la constante iniciativa de los directivos en los procesos de gestión para la aplicación de estas tecnologías, como también un soporte económico, ambos detalles imprescindibles. 
Cabe decir que a pesar de que el factor económico ha sido siempre un inconveniente, con el software libre y las herramientas gratuitas en línea, los costos de aplicación se reduzcan significativamente. Inclusive en el campo de la investigación se han facilitado los procesos “Cien profesores de una materia especializada podrían estar separados físicamente en más de veinte países diferentes sin alcanzar un masa crítica relevante para impulsar ambiciosas líneas de investigación. Sin embargo, las nuevas tecnologías permiten una cercanía y sincronización de sus actividades inimaginables hace escasos años atrás” ejemplifica Andrés Pedreño Muñoz, Catedrático de Economía Aplicada y Director del Instituto de Economía Internacional de la Universidad de Alicante. 


Ser o no ser universidad 2.0 
Open UTPL

El concepto de Universidad 2.0 abarca dos sentidos que se complementan: la innovación institucional, y el dominio de herramientas y servicios 2.0 entre la comunidad universitaria. 
El primero, se relaciona por un lado con los modelos de educación y la pedagogía, y por otro, con las estructuras de comunicación interna y el liderazgo de directivos, docentes y administrativos, que en definitiva cambian de la verticalidad a la horizontalidad para descentralizar el poder y dar fin a las jerarquías. 
El segundo aspecto del concepto concierne a la capacitación, socialización, extensión y puesta en práctica de las TIC en el contexto educativo, además de la participación activa de toda la comunidad en el proceso. 
Para catedráticos como Nelson Piedra, de la Universidad Técnica Particular de Loja en Ecuador, en realidad el modelo 2.0 no es un pasar de una etapa a otra, ya que muchas cosas que se plantean en ésta son esencia de la universidad que se han ido perdiendo, y la novedad 2.0 sirve para hacer un llamado de atención a las instituciones frente al envejecimiento de sus estructuras. 
La Universidad recibe una cirugía reconstructiva con la tecnología, la cual hace viable su desarrollo con una renovación que se ajusta a los tiempos. Pero las tecnologías pueden destruir o construir, su ausencia o presencia en las instituciones merece una especial atención para evitar resultados maquillados. 
Sin embargo, aunque se intenten disfrazar las gestiones, la universidad tradicional seguirá siendo fácilmente reconocible: sus aulas cuatro paredes, los maestros el epicentro del conocimiento, los directivos inalcanzables, los alumnos simples receptores que se sirven del constante corta-pega, y la tarea investigativa en redes de conocimiento tiene poca cabida en la planificación académica. 
La universidad tradicional, caracterizada de esta manera, mantiene la idea errónea de que la aplicación de TIC y la tarea de alfabetización digital, se reduce a dotar de Internet y al equipamiento de computadoras, con lo cual pretende restar la brecha digital. 


Alfabetización digital y tecnológica 

"La enseñanza online, mejor que la tradicional"
Las Tecnologías de Información y Comunicación se presentan como una oportunidad de desarrollo para las sociedades: interconectándonos, pero a la vez paradójicamente se corre el riesgo de desconectarse con el entorno cuando no hay una alfabetización digital adecuada. 
“Para poder aprovechar las TIC, hay que tener un mínimo de alfabetización digital y varias competencias comunicacionales. Si el alumno aún no las obtuvo o no supo autogestionarse determinados aprendizajes que en general el sistema formal no contempla (porque no puede seguirle tanto el tren a las Nuevas Tecnologías), puede ser que la vorágine tecnológica le juegue como enemigo/a.” explica el comunicador argentino, experto en Educación y TIC, Pablo Bongiovanni
Los vínculos entre tecnologías, medios y personas son estudiados por expertos de organizaciones como la media-ecology.org - que a la luz de los postulados de Marshall McLuhan, autor de la Aldea Global - consideran indispensable el estudio de estas relaciones, ya que su repercusión en la sociedad es de gran trascendencia. 
En la actualidad somos casi 2000 millones de usuarios de Internet en el mundo, según la Unión Internacional de Telecomunicaciones, y para este 2010 se pronosticó que el 70% de la información a nivel mundial sería generada por las personas (usuarios), según el estudio de la EMC
Durante el año 2006 la cantidad de información digital creada, capturada y replicada en todo el mundo fue de 161.000 millones de gigabytes (161 exabytes), según el mismo estudio de la EMC, que además afirma, que esa cifra es igual a 12 pilas de libros, cubriendo cada una de ellas la distancia entre la Tierra y el Sol, o el equivalente a tres millones de veces la información contenida en todos los libros escritos. 
Hay mucho por hacer y la universidad debe adquirir el compromiso de educar en el uso propositivo de las tecnologías, ya que son los universitarios y estudiantes en general, los considerados nativos digitales de esta era tecnológica, y por lo tanto, serán los principales gestores de la información en la red. 
El modelo de universidad 2.0 aporta al proceso de alfabetización digital y a la erradicación de la brecha entre conectados y desconectados. Los proyectos que se generan de este modelo apuntan a responder a las necesidades del entorno y se constituyen en servicios a beneficio de todos. 


Hacia la universidad del siglo XXI 

Hablar de Universidad en el siglo XXI es hablar de nuevos retos, nuevas competencias, nuevas estructuras, donde la actividad investigativa se convierte en la pieza fundamental y máximo potencial para la transformación de la sociedad. Las TIC posibilitan que la Universidad se innove en la fase 2.0. 
Las Universidades deben reconocer el camino en el que van escribiendo su historia y analizar su capital humano y tecnológico para ponerlo a la medida de las exigencias del presente. 
Sin embargo, y como afirma el educador Bongiovanni, “la mayor barrera es la política. Sin duda, las decisiones políticas en la Universidad son las que determinan la velocidad del cambio. El poder de decisión sobre el cambio.” 
La universidad de hoy, por tanto, no debe tener aulas sino centros de intercambio, tener maestros emprendedores que sean guías en el proceso de aprendizaje, alumnos líderes con una ávida capacidad interpretativa, planes de investigación con equipos multidisciplinarios enlazados a redes internacionales - y finalmente, además de la decisión política y el liderazgo de sus administradores - su misión debe apuntar a generar conocimiento, proyectos en favor de la sociedad, y a su vez extenderlos a todos a través de las tecnologías. 
Cabe insistir en que las Universidades empiecen a cuestionarse en qué etapa se encuentran, y se pregunten por ejemplo: qué TIC están aplicando, cuántos de sus docentes y directivos tienen un blog, cuántos sistemas e-learning ofrecen, cuánta información están compartiendo en la red, a cuántas redes de trabajo están ligados, cuántos proyectos de investigación han planificado, entre otros. A partir de ese minucioso sondeo interno la evaluación será más clara y podrán responderse sí son o no  una Universidad 2.0. 
“No hay dudas de que el mundo está reclamando otra universidad, una que prepare a profesionales para el futuro y no para el pasado”, añade Bongiovanni. La Universidad del Siglo XXI debe ser punto de fuga que genere líderes y estos a su vez originen propuestas verdaderas que hagan viable el desarrollo de la humanidad, la ciencia y la tecnología. En conclusión, es importante tras evaluarse responder esta pregunta ¿En qué época viven nuestras Universidades? 

3 comentarios:

DistroGeek dijo...

Muy buen aporte, es bueno el poder encontrar esta información para poder entender todo sobre la educación 2.0 y los recursos q tenemos a mano.

Anónimo dijo...

Sólo quiero decir lo que es un gran blog ha llegado hasta aquí! He estado alrededor durante bastante tiempo, pero finalmente decidió mostrar mi aprecio por vuestro trabajo! Pulgar hacia arriba, y mantenerlo en marcha!

Anónimo dijo...

hola, Chicos, Usted ha hecho algunos comentarios agradables allí. Hice una búsqueda sobre el tema y que se encuentran sobre todo la gente con tu consentimiento.